amorsevillista


!!! HOLA ESTAS EN SEVILLISTAS POR EL MUNDO REGISTRATE Y DISFRUTA DE TODA LA WEB!!!!
!!! NO TE ARREPENTIRAS !!!!
SEVILLISTAS POR EL MUNDO ES UN FORO PARA HABLAR Y COMPARTIR TU SEVILLISMO
REGISTRATE Y DISFRUTA DE TODOS LOS FONDOS E IMAGENES DE LA WEB


    HISTORIAS DE INDIOS

    Comparte
    avatar
    Manxega
    BRONCE
    BRONCE

    Cantidad de envíos : 3154
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    HISTORIAS DE INDIOS

    Mensaje por Manxega el Vie Sep 25, 2009 1:43 pm

    MANITU




    "Por supuesto que puedo cazar un reno", había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin embargo, después de pasar tres días solo en el bosque, la tarea ya no parecía tan sencilla.
    El primer día, Ojibwa encontró la pista de un reno y lo siguió de cerca, pero el sol se puso antes de que pudiera alcanzarlo. El segundo día. Ojibwa sorprendió a otro reno bebiendo en un arroyo; sacó su arco, se aproximó al arroyo y pisó, sin darse cuenta, algunas ramas secas que crujieron ahuyentando a su presa. El tercer día, Ojibwa localizó a una familia de renos que se refugiaba detrás de unos peñascos, pero cuando empezaba a acercarse escuchó el gruñido de un oso y se trepó en un árbol para ponerse a salvo. Por supuesto que cuando bajó del árbol los renos habían abandonado su escondite.
    La noche del tercer día, Ojibwa se encontraba en un claro del bosque dándole vueltas a su fracaso y considerando la posibilidad de regresar al campamento, sin pena ni gloria, cuando de repente escuchó un zumbido y percibió un resplandor extraño.
    Después del zumbido vino una voz:
    -Soy Kitchi Manitú, no temas -dijo la voz.
    -¡Oh, Kitchi Manitú! Necesito tu ayuda.
    -Para volver al campamento con la cola entre las piernas no necesitas la ayuda de Kitchi Manitú.
    -Estoy decidido a intentarlo una vez más, pero no sé cómo.
    -El primer día fallaste porque te faltó rapidez, el segundo día fallaste porque te faltó sigilo y el tercer día... bueno, aceptemos que el tercer día fuiste simplemente un cobarde. Necesitas que manitú, la fuerza, crezca dentro de ti. Para eso deberás internarte en el bosque de los abedules: pasarás dos días con sus noches sentado en la piedra más plana que encuentres en aquel bosque. Pondrás tu mirada y tu atención en los troncos de los árboles, en ninguna otra cosa. Al final del segundo día se presentará tu animal protector y te indicará un camino.
    Ojibwa siguió las instrucciones con todo cuidado; permaneció atento y quieto dos días con sus noches. Al final del segundo día, tal como Kitchi Manitú lo había anunciado, llegó un animal, un castor de ojos más bien grandes. El castor se anunció golpeando su gruesa cola contra el suelo, y en cuanto notó que Ojibwa lo había visto se echó a correr. En ese momento Ojibwa recordó que su primera falla había sido la falta de rapidez, de manera que empezó a correr detrás del castor.
    Después de un rato, el castor paso a pocos metros de un gigantesco oso que arañaba distraídamente la corteza de un abeto. Ojibwa recordó que su tercera falla había sido sucumbir ante el miedo, y siguió corriendo tras el castor, ignorando la presencia del oso.
    Finalmente el castor entró a la zona más tupida de la floresta y detuvo su carrera, dando paso a una marcha lenta. Ojibwa recordó que su segunda falla había sido la falta de sigilo, y empezó a caminar tan suave y discretamente que sus mocasines no hacían ruido alguno. Así se acercaron a un reno que masticaba yerbas y sacaba de vez en cuando la lengua.
    Ojibwa apuntó con su arco y se disponía a lanzar la flecha cuando el reno desapareció. No se escapó, no se movió; simplemente desapareció. En el sitio donde había estado el reno surgió un resplandor...Kitchi Manitú.
    -Ya has aprendido bastante por ahora -dijo el Gran Espíritu-. No dudo que un día, muy pronto, seas un buen cazador. Ahora regresa al campamento y dile a tu abuelo que tenía razón, que te falta mucha experiencia. Si lo haces, agregarás a todo lo que has aprendido una lección de humildad.





    * Los Algonquinos: Vivían en las grandes extensiones boscosas del Canadá y dependían, para su sustento, de la caza del caribú y del aprovechamiento de las maderas y cortezas de árboles, como el abedul.
    Entre los algonquinos existía la creencia de que la fuerza de cada individuo, manitú podía incrementarse mediante experiencias de aislamiento en el bosque. Después de pasar varios días en soledad, los hombres recibían revelaciones a través de animales y obtenían amuletos. A la fuerza o espíritu supremo se le denominaba Kitchi Manitú.





    Publicado por KYMI
    avatar
    Manxega
    BRONCE
    BRONCE

    Cantidad de envíos : 3154
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: HISTORIAS DE INDIOS

    Mensaje por Manxega el Vie Sep 25, 2009 1:48 pm


    DANZA DE LOS ESPIRITUS




    En 1.880 el gobierno de los EE.UU habían confinado en reservas a la gran mayoría del pueblo indio, mayormente en terrenos pobres en todos los aspectos. La corrupción en estas reservas era moneda de uso común entre los agentes que debían de cuidar y darles de comer a miles de indios, los alimentos y provisiones que habían garantizado distintos tratados eran de pésima calidad, si es que alguna vez llegaban. En el intento de parar este estado de corrupción galopante el gobierno norteamericano empieza a reclutar a Cuáqueros para que actuasen como Agentes del Gobierno en las reservas indias, aunque el numero que se recluto fue insuficiente para cubrir todas las reservas indias, en las reservas que tenían agentes cuáqueros la situación mejoro notablemente sobre todo en el intento de cristianizar a los indios ( pan por fe ).

    En 1.890 las condiciones en las reservas eran pésimas a nivel nacional, el hambre y las enfermedades se expandían como la pólvora, esta situación llevo a que estallara una de las movilizaciones indias mas importantes, La Danza de los Espíritus.
    Esta movilización tiene su origen en el indio Paiuté llamado Wowoka que se auto nombro Mesías y que había sido enviado a la tierra para guiar a todos los pueblos indios a su salvación. Representantes de muchas tribus fueron a Nevada, hogar de Wowoka, para reunirse con el y explicarles sus visiones.
    A principios de 1.890 el jefe indio Oso Coceador de Minnesota, visito a Toro Sentado en la reserva de Standing Rock y le contó el viaje que había echo con su hermano Toro Pequeño a la casa de Wowoka y el encuentro con este. Le explicaron la gran concentración de jefes indios que había habido en Nevada. Oso Coceador le explicó a Toro Sentado que Wowoka seria el salvador de los indios y que como voló sobre sus cabezas a lomo de su caballo y como Wowoka les explicó las canciones y las danzas que tenia que bailar en La Danza de los Espíritus.

    Le contó también la visión que tuvo Wowoka que hablaba de la próxima Primavera cuando la hierba estuviese crecida, la Tierra seria cubierta por un manto de hierba el cual mataría a todos los hombres blancos. El nuevo pasto seria un césped agradable donde los rebaños de búfalos y caballos pastarían igual que antes de la llegada de los blancos.
    Esta nueva religión fue enseñada en todas las reservas pero donde calo con mas fuerza fue en las de los indios sioux capitaneados por el jefe Pie Grande, esta tribu consistía en su mayoría de mujeres. Pero Pie Grande modifico la esencia de La Danza de los Espíritus añadiendo una variante que a la postre fue mortífera para la tribu sioux. Esta modificación consistía en que las mujeres viudas bailasen hasta morir para que el espíritu de sus maridos volviera a la tierra para luchar contra los blancos.
    Toro Sentado dudo de que la muerte pudiera devolver la vida a otros, no ponía objeciones a que la gente bailase La Danza de los Espíritus pero sabia que este movimiento podría sobre aviso a los Agentes Indios, y tuvo razón por que estos sintieron miedo al ver tanto movimiento indio y pidieron ayuda al ejercito para que fueran a las reservas por si acaso.
    El gobierno norteamericano no se ponían de acuerdo en como sofocar la rebeldía de los indios y su Danza de los Espíritus. Los mensajes que llegaban a Washington eran escalofriantes, indios bailando sobre la nieve, el estado de trance y salvajismo, el jefe de la Oficina sobre Asuntos Indios Valentine Mc Gillycuddy recomendó que las danzas deberían de ser permitirás para evitar males mayores.
    Toro Sentado no quería que el ejercito reforzara la vigilancia en las reservas y que volvieran la guerra por que tenían las de perder. Oso Coceador le aseguro que si los indios llevaban trajes con símbolos mágicos las balas del ejercito rebotarían y no matarían a ningún indio. Toro Sentado no estuvo nada conforme con Oso Coceador pero se vio forzado a que se quedara en Standing Rock a predicar las visiones de Wowoka y enseñar a la gente como se bailaba La Danza de los Espíritus.
    Este echo no gusto nada a el jefe de los Agentes Indios en Standing Rock Mc Laughlin que forzó la expulsión de Oso Coceador de la reserva y la orden de detención de Toro Sentado.
    El 15 de Diciembre de 1.890, 43 Agentes Indios cercaron la tienda de Toro Sentado antes de la amanecer. 3 millas mas lejos un escuadrón de caballería esperaba por si la cosa se complicaba. Cuando el teniente Bull Head entro en la tienda Toro Sentado dormía una vez que se despertó los dos llegaron a un acuerdo para que no hubiesen incidentes y pidió que le ensillaran su caballo. Cuando abandono la tienda un gran grupo de indios mas grande que los 43 agentes retaron a la policía y pusieron impedimentos para que se llevaran arrestado a su Gran Jefe. El indio Caza Oso saco un rifle y disparo al teniente Budd Head. En un intento de sofocar esta pelea el teniente abrió fuego contra Toro Sentado. Otro agente llamado Tomahawk Rojo disparo a Toro Sentado en la cabeza, mucha gente de los dos bandos murió antes que llegara el escuadro de caballería para sofocar la batalla.
    Este hecho precipito los acontecimientos en Wounded Knee.
    Después de la muerte de Toro Sentado, Pie Grande tomo el mando de la tribu dentro de la reserva de Standing Rock que en su mayor numero consistía en mujeres viudas y niños. Pero las autoridades blancas acusaban a Pie Grande de ser el principal instigador de la revuelta y ordenaron su arresto. Pie Grande decidió irse de la reserva con su tribu a Pine Ridge esperando la protección de otro gran jefe sioux Nube Roja. Durante la travesía cayo enfermo de neumonia, el 28 de Diciembre al acercarse la caravana a Porcupine Creek los vigías observaron 4 batallones de caballería.
    Pie Grande al ver tanto soldado norteamericano ordeno que un indio ondeara una bandera blanca, cuando los dos grupos se encontraron Pie Grande se levanto a pesar de estar muy enfermo y saludo al Mayor Samuel Whitside del Séptimo de Caballería. El Mayor Whitside le informo de las ordenes de llevarlo a el y a su tribu a Wounded Knee Creek, Pie Grande le informo que iban en esa dirección hacia Pine Ridge. El Mayor quería desarmar a los indios pero fue disuadido de ello por su explorador John Shangreau para evitar que los indios se pusieran nerviosos y evitar un enfrentamiento. El Mayor comprendió la situación y ordeno que le medico de la tropa visitase a Pie Grande que cada vez estaba peor.
    La tribu se puso en camino hacia Wounded Kneed Creek escoltados por 2 batallones de caballería y por otras 2 en retaguardia donde se encontraban los Hotchkiss Guns ( cañones ligeros de repetición ). Llegaron a Wounded Knee al atardecer.
    En el campamento, los indios fueron contados cuidadosamente, había 120 hombres y 230 mujeres y niños. El Mayor Whitside decidió esperar hasta la mañana siguiente para desarmar a los indios. A la tribu se le asigno la zona sur del campamento, se les dio comida y algunas tiendas de campaña. A Pie Grande le dieron una tienda para el solo, una estufa y medicina. Para asegurar que ningún indio escapase del campamento fue reforzada la vigilancia dentro y fuera del campamento, los temibles Hotchkiss Guns fueron colocados en lo alto de una colina, apuntando hacia la zona del campamento donde dormían los indios, la zona sur.
    Dentro de las tropas estaba el Coronel John Forsith que tomo el mando de los 4 batallones y relevo del mando al Mayor Whitside, el Coronel tenia ordenes directas de llevar a Pie Grande hacia Omaha y apartarlo de su gente.
    Por la mañana un toque de corneta despertó al campamento, el Coronel ordeno que los hombres de la tribu se reunieran en el centro del campamento, el Coronel les dijo que serian enviados hacia Pine Ridge una vez que entregaran las armas. A Pie Grande le sacaron de su tienda y le hicieron sentar delante de ella, los ancianos de la tribu se sentaron a su lado y le dieron galletas para desayunar. Los indios depositaron sus armas en el centro del campamento, pero el Coronel no estaba del todo satisfecho y ordeno que entraran en las tiendas, los soldados sacaron cuchillos, hachas y estacas. Entonces ordeno que cachasen a los indios uno por uno, los indios se sintieron humillados, el chaman de la tribu Pájaro Amarillo recordó la Danza de los Espíritus y se puso a cantar y a bailar, cantado que las balas blancas no matarían a ningún indio por que los espíritus estaban con ellos.
    Mientras tanto los soldados encontraron un rifle que era propiedad de Coyote Negro, este dijo que no daba su rifle por que tuvo que pagar dinero por ello, los soldados le ordenaron que entregara el arma pero no sabían que Coyote Negro era sordo y no les hizo caso, este indio al ver que los soldados le apuntaban se puso nervioso y empezó a disparar a la tropa.
    El Coronel Forsith al ver que los indios se sublevaban se puso nervioso y ordeno abrir fuego contra los indios que estaban desarmados, en ese mismo momento los soldados que estaban con los Hotchkiss Guns abrieron fuego contra los indios, matando a hombres, mujeres y niños indiscriminadamente.















    Cuando la masacre termino, 153 indios entre hombres y mujeres habían muerto, muchos de los indios heridos se arrastraban para morir solos, 25 soldados murieron y 39 fueron heridos la mayoría de ellos por fuego amigo, los soldados e indios heridos fueron trasladados a Pine Ridge, algunos soldados registraron el campamento para cersiorarse de que no quedaban mas indios vivos. Llegaron a Pine Ridge al anochecer, solo llegaron 4 hombres siuox y 47 mujeres y niños, a los cuales se les dejo dormir a la fría intemperie mientras se les buscaba alojamiento para ellos, al día siguiente la iglesia de Pine Ridge alojo a los indios dentro de la Misión.
    Los soldados enteraron a los muertos entre los cuales se encontraba Pie Grande. Wounded Knee fue la ultima batalla entre las tropas norteamericanas y guerreros indios, En 1.973 activistas indios tomaron la iglesia de Wounded Knee en protesta por la política sobre los indios y muy especialmente sobre la forma de utilizar Wounded Knee por los blancos, ellos no veían nada correcto que en una zona sagrada para ellos como fue ese campo de batalla se convirtiese en un parque de atracciones y exigían el levantamiento de un monumento en memoria de los indios muertos, el gobierno cedió en sus propósitos y levanto un monumento.





      Fecha y hora actual: Jue Sep 20, 2018 10:58 am