amorsevillista


!!! HOLA ESTAS EN SEVILLISTAS POR EL MUNDO REGISTRATE Y DISFRUTA DE TODA LA WEB!!!!
!!! NO TE ARREPENTIRAS !!!!
SEVILLISTAS POR EL MUNDO ES UN FORO PARA HABLAR Y COMPARTIR TU SEVILLISMO
REGISTRATE Y DISFRUTA DE TODOS LOS FONDOS E IMAGENES DE LA WEB


    Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Comparte
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:35 pm

    SEVILLA ES UNA DE LAS CIUDADES ESPAÑOLAS Y EUROPEAS MAS CARGADA DE HISTORIA.ASI PUES,LA CAPITAL ANDALUZA ES SUMAMENTE
    RICA
    EN LEYENDA Y TRADICIONES QUE SE REFIEREN A TIEMPOS MUY REMOTOS.

    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:40 pm

    MARIA CORONEL.

    Hacia 1330, Doña María Fernandez Coronel era una hermosa joven,
    perteneciente a una familia acomodada, que tenia su casa en la esquina
    de la calle Arrayán con el mercado de la Feria, casa que con el tiempo
    ha sido del XVI al XIX palacio de los marqueses de la Algaba y hoy en
    día delegación de bienestar social del ayuntamiento de Sevilla.
    Caso Doña María con el caballero D. Juan de la Cerda descendiente de la
    familia real de León, éste, se alió con los hermanos bastardos del Rey
    Don Pedro I El Cruel, encabezados por D. Enrique de Trastamara,
    aportando dinero, armas y soldados a la causa de D. Enrique. Esto
    motivó que el Rey legítimo le condenase por traidor, y habiéndolo echo
    prisionero en una batalla, lo mandara decapitar.
    Pasado algún tiempo, el Rey D. Pedro conoció a su viuda Dña. María,
    quien ya consolada en parte de la muerte de su esposo, vivía tranquila,
    administrando los bienes que le pertenecían a ella por su dote, puesto
    que los bienes de su esposo habían sido incautados por el Rey, y su
    casa situada junto a la iglesia de San Pedro había sido derribada y
    sembrado su solar de sal para que ni naciera allí la hierba, como
    escarmiento para traidores.
    Conocerla y enamorarse de ella fue todo en uno, y desde aquél día, el
    Rey Don Pedro persiguió a Doña María Coronel , con animo de rendirla,
    aún cuando ella lo rechazaba y huía de donde él pudiera encontrarla.
    Por esto se refugió en casa de sus padres, en la calle Arrayan,
    confiando en eludir esta persecución.
    Pero el Rey se propuso robarla de casa de sus padres y una noche
    habiendo escuchado al Rey que lo acechaba, huyó cubierta con un velo
    saliendo por la puerta que daba frente a la iglesia de Omnium Sanctorum
    y desde allí corriendo cruzó la calle ancha de la Feria, rodeó la
    Laguna (Alameda de Hercules) y llegó desolada a pedir amparo y refugio
    en el convento de Santa Clara.
    Las
    monjas, imaginando que el Rey no tardaría en llegar allí, la ocultaron
    en una zanja con tablas en el jardin, al amanecer llegó el Rey, quien
    había recibido una confidencia y recorrió todo el convento buscándola,
    pero no la encontró.
    Pasado algun tiempo y confirmado en sus sospechas, volvió nuevamente al
    convento de improviso y encontró a Doña María que ya vivía de una forma
    más descuidada. No le dió tiempo a esconderse, el Rey la persiguió por
    los corredores, con animo de reducirla y llevarla al Alcazar. Pero ella
    en su carrera entró en la cocina, donde estaban preparando la comida
    unas legas del convento, tomo una sarten con aceite hirviendo y se la
    derramo por la cara, deseando desfigurarse para que así el Rey no
    sintiera más apetito por ella. El aceite le produjo horrorosas
    quemaduras que desfiguraron su bello rostro, y cuando el Rey entro en
    la cocina y vió aquella cara, desollada, chorreando sangre y contraída
    por el dolor, huyó despavorido y desconsolado.Mando
    el Rey a la abadesa de Santa Clara que cuidase y atendiese a Doña
    María, estando muy arrepentido, prometiendo no volverla a molestar y
    concediendole cuanto ella pidiese.
    Doña María Coronel, una vez repuesta de sus heridas, solicitó al Rey
    que le devolviese el solar de su antigua casa, junto a San Pedro, donde
    se proponía fundar un convento.
    El Rey le concedió el solar y en él, se edificó en 1347, el Convento de
    Santa Ines, siendo Doña María la primera priora que tuvo.
    Doña María murió a los 73 años de edad . Fué enterrada en el coro, pero
    en el siglo XVI, al hacer unas obras, encontraron su ataúd y al abrirlo
    apareció el cadaver perfectamente conservado, por lo que lo colocaron
    en una urna de cristal, al descubierto. Todos los años el día 2 de
    Diciembre puede visitarse en la iglesia de Santa Ines y todavía pueden
    apreciarse en su rostro las cicatrices que le produjo el aceite
    hirviendo.
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:45 pm

    Luis Montoto

    Luis Montoto Rautenstrauch (Sevilla, enero de 1851 - ibídem, 30 de septiembre de 1929), escritor, paremiólogo y folklorista español.


    Segundo hijo del abogado, historiador y periodista legitimista José María Montoto López Vigil
    y de María de los Ángeles Rautenstrauch y Giovanelli, estudió
    Ingeniería en Madrid y se graduó en Derecho por la Universidad de
    Sevilla. Se casó con Asunción de Sedas y Viguera en Utrera el 25 de agosto de 1878, de la cual tuvo 7 hijos.
    Fue notario eclesiástico, concejal del Ayuntamiento de Sevilla y
    cronista oficial de la ciudad, miembro del Ateneo de Sevilla y
    secretario perpetuo de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla. Amigo del folklorista Antonio Machado Álvarez,
    luchó para que la cultura popular recibiera reconocimiento académico.
    Hoy lleva su nombre una avenida de Sevilla, antigua calzada romana,
    conocida popularmente como calle Oriente.
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:46 pm

    Leyenda de la mujer emparedada



    Cierta noche de invierno del año 1868, llamaron a la puerta de la
    casa número 4 de la calle Marqués de la Mina, cercana a la parroquia de
    san Lorenzo; donde vivía Esteban Pérez, maestro albañil. Entre dientes
    y regañando al encontrarse este acostado, abrió la puerta y
    encontró un caballero cubierto con chistera y envuelto en una vistosa
    capa, el cual cortésmente le hizo un encargo para esa misma noche.

    El albañil sabia que un encargo a esas horas de la madrugada le iba a reportar pingües beneficios. Aceptó el trabajo, recogiendo las herramientas necesarias para realizar la tarea que le fue encomendada, ya que los materiales estaban dispuestos y preparados.
    El
    caballero embozado condujo al albañil hacia el coche de caballos que
    allí le esperaba ofreciendole una cuantiosa suma de dinero a cambio de
    realizar la labor y que este se vendara los ojos antes de entrar en el
    coche de caballos. Esteban no se vió muy convencido por la idea de
    tener que vendarse los ojos, pero como este manifestó cierto desagrado,
    el caballero sacó de entre sus ropajes un revólver el cual puso
    en el pecho del maestro albañil realizandole la siguiente advertencia:

    - Puede usted elegir entre el oro y el plomo.
    Accedió a ser vendado con un pañuelo y entró en el coche de
    caballos. Para más seguridad el caballero corrió las cortinas,
    cerciorandose así de que el albañil no pudiera ver el camino por donde
    le llevaba
    . Enseguida perdió el hilo de las calles, ya que no
    consiguió recordar los giros que realizaba el coche de caballos y
    durante una hora larga anduvieron por las calles de Sevilla hasta que
    el coche se detuvo.
    El caballero le invitó a bajar del coche y le condujo al interior de una casa. Una
    vez bajaron al sótano le retiraron las vendas que cubrian los ojos del
    albañil y a la luz de unas velas encendidas le fue encomendada como
    tarea levantar un tabique en la puerta de una habitación del sótano.

    Pero mayor fue la sorpresa de Esteban cuando descubrió que dentro de
    dicha habitación habia una mujer sentada en una silla, amarrada y
    amordazada.
    Temblandole las manos y las piernas del miedo el albañil comenzó su
    tarea, con los materiales que se encontraban ya allí preparados.
    Mientras amasaba la mezcla levantó la vista y vio como los ojos de la
    mujer le observaban llenos de espanotoso terror. El albañil cumplió con
    su palabra y levantó el tabique, dejando tras de si una habitación
    donde quedaba sepultada viva una criatura.

    Una
    vez finalizado, el caballero amenazó al albañil con el revolver
    insistiendole en que no contara nada de lo ocurrido aquella noche
    mientras le pagaba lo prometido. Le volvió a vendar los ojos y lo
    introdujo en el coche de caballos llevandole de nuevo a su casa en la
    calle Marqués de la Mina. Una vez allí Esteban entró a su casa y volvió
    a acostarse, aunque después de tan macabro encargo no pudo
    conciliar el sueño y terminó confesandole a su mujer lo sucedido con el
    misterioso caballero.

    Ambos se vistieron y salieron corriendo a la casa donde
    vivia el juez de guardia, que aquel dia era Pedro Ladrón de Guevara. En
    presencia del juez Esteban contó lo sucedido
    describiendole con todo detalle lo que recordaba de la estancia y el trayecto que realizó en carruaje hasta la misma.
    Resultó que durante la realización de los trabajos Esteban
    apreció el sonido de las campanas que marcaban los cuartos de una de
    las parroquias que se encontraba próxima a la casa, y tras hablar con
    el maestro relojero de la ciudad dedujeron que Esteban Perez durante el
    traslado no habia salido fuera de Sevilla
    . Rápidamente
    hicieron sonar una por una las campanas de las parroquias de la ciudad
    para ver cual de ellas se correspondía con el sonido que el
    albañil escuchó mientras realizaba los trabajos, que para la mayor de
    sus sorpresas se trataba de la campana de la parroquia de san Lorenzo;
    la cual se encontraba justo al lado de su casa.

    Una vez llegada a la vivienda donde tenian a la joven
    emparedada echaron la puerta abajo y deshicieron el tabique, el cual
    conservaba aún el yeso fresco, y rescataron a la muchacha que se
    encontraba confinada
    . Una vez hecho esto, enviaron a la guardia a capturar al ejecutor de dicha barbarie, el cual fue apresado en el puerto de Cádiz apunto de embarcar rumbo a La Habana.
    Por lo visto el caballero misterioso se trataba del marido de la joven, hija de uno de los dueños de que poseian una confitería en la Campana.
    Envuelto en un ataque de celos decidió confinar a la joven y marchar a
    su país de origen: Cuba; donde presumía tener una gran plantación de
    caña de azúcar mediante la cual se había enriquecido. Pero esto no
    resultó ser verdad, el caballero fue un verdugo de La Habana,
    el cual se encargaba de las ejecuciones de los reos y mediante ellas
    consiguió amasar una gran fortuna. Debido a la revolución, la cual
    aprovechó para acusar en falso a muchas personas y someterles a
    chantajes de todo tipo logró enriquecerse
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:48 pm

    De cómo Hércules fundó Sevilla

    Todos los comentaristas e historiadores coinciden en afirmar que Sevilla fue fundada por Hércules.
    Pero
    ¿podemos dar crédito a esta afirmación? ¿No es Hércules un dios de la
    mitología clásica? ¿Cómo vamos a creer en un dios mitológico?
    Hacia
    el año 1000 antes de Jesucristo, o sea hace ahora alrededor de tres mil
    años, llegaron los primeros navegantes fenicios a España. Venían
    surcando el mar Mediterráneo, habiendo costeado el Norte de África,
    donde aprendieron la religión egipcia (la del dios Osiris y la diosa
    Isis); y donde fundaron una colonia, cerca de la actual Túnez, a la que
    dieron el nombre de Kar-tago, que significa Ciudad Nueva. Desde ahí
    continuaron progresando en sus periplos o navegaciones, acercándose
    cada vez más al estrecho de Gibraltar, el cual al principio no osaban
    pasar, por el miedo que sentían todos los antiguos al océano
    desconocido, el Atlántico.
    Solamente un navegante, más atrevido que
    los otros, llamado Melkart, se decidió a pasar con su barco, desafiando
    las corrientes, por entre los dos promontorios que forman el Peñón de
    Gibraltar y el Peñón de Calpe.
    Después de encontrar el océano
    Atlántico, siguió costeando hacia el norte, hasta que encontró la
    desembocadura del Guadalquivir, remontando este río, hasta llegar al
    lugar que hoy ocupa Sevilla. Aquí, en un islote formado entre dos
    brazos del río, encontró sitio para fundar una factoría comercial, y
    efectivamente lo hizo en el lugar que hoy ocupan la plaza del Salvador,
    cuesta del Rosario y plaza de la Pescadería, lugares en los cuales,
    actualmente, cuando se hacen zanjas para abrir cimientos cada vez que
    se construye un edificio, o cuando se efectúan reparaciones del
    alcantarillado, suelen aparecer fragmentos de cerámicas y otros
    vestigios de la primera fundación fenicia.
    Melkart, el navegante,
    no solamente estableció aquí la primera factoría comercial fenicia a la
    que dio el nombre de Hispalis, que en idioma fenicio parece significar
    «llanura junto a un río», o sea ««marisma», sino que además consiguió
    mediante tratados, y mediante incursiones armadas, apoderarse del
    monopolio de las pieles y cueros de Andalucía, probablemente enseñando
    a los indígenas turdetanos a capturar y matar los infinitos toros
    bravos que ocupaban los montes y llanos de la región, sometiendo al rey
    de los turdetanos, llamado Gerión, a quien impuso además de una
    servidumbre comercial, el cambio de la religión primitiva que
    profesaban los turdetanos, por la nueva religión egipcia.
    Hasta aquí
    los hechos tal como ocurrieron. Más tarde, sobre esta base real se
    formó la leyenda. Melkart, cuando murió, fue declarado por los egipcios
    y fenicios como héroe, santo y dios, cambiándose luego su nombre de
    Melkart por el de Herakles, y entre los latinos por Hércules.
    Es
    natural que se le considerase héroe, puesto que había sido el primero
    en atreverse a una navegación por un océano desconocido que se suponía
    lleno de maleficios y peligros. Es natural que se le considerase santo
    y dios, por haber llevado una religión a unos pueblos salvajes.
    En
    realidad los fenicios se comportaron exactamente igual que se han
    comportado los pueblos posteriores, y así nosotros los españoles hemos
    considerado héroes a los audaces descubridores de América, que fundaron
    ciudades en México o en Perú, y les hemos reconocido virtudes piadosas,
    por haber llevado nuestra religión cristiana a los indios salvajes del
    Nuevo Mundo. No han faltado repetidas proposiciones e intentos para
    canonizar a Cristóbal Colón como santo, por haber sido el iniciador de
    la cristianización de América, y aún hoy se está promoviendo por ese
    motivo la causa de santidad en favor de la reina Isabel la Católica,
    por haber patrocinado el descubrimiento de América, que duplicó el
    ámbito de la cristiandad.
    Pues del mismo modo fue como Melkart, llamado Herakles y Hércules, subió a los altares de la mitología clásica.
    Después,
    los poetas y los autores de tragedias, en Grecia y Roma, inventaron,
    con sucesos auténticos de su vida, las leyendas de Los doce trabajos de
    Hércules entre los cuales figuran, más o menos embellecidos, «el haber
    roto las montañas que unían África y España», lo que significa
    simbólicamente el haber forzado el paso del Estrecho, derribando los
    mitos y temores, y convirtiendo en «Plus Ultra» lo que hasta entonces
    había sido «Non plus Ultra». Y otro suceso, el de haberse apoderado del
    mercado de cueros y pieles de toros, que enriqueció el comercio
    fenicio, se convierte en la leyenda de que «limpió los establos del rey
    Gerión y domesticó a los toros feroces».

    Sevilla, a través de todos los historiadores y cronistas, ha reconocido
    siempre, y reconoce, a Hércules como fundador de la ciudad. Por esto,
    encontramos su estatua colocada en los lugares públicos, y en el puesto
    de honor de los padres de la patria. Así, en el arquillo del
    Ayuntamiento, la estatua de Hércules es la primera. Y cuando el insigne
    asistente de la ciudad, don Francisco de Zapata y Cisneros, conde de
    Barajas, construyó el paseo de la Alameda, puso en él, rematando una de
    las columnas traídas del templo de la calle Mármoles al nuevo paseo, la
    estatua de Hércules, fundador de Sevilla, y dio precisamente su nombre
    al lugar, que desde entonces se llama Alameda de Hércules.
    Finalmente
    diremos que en la Puerta de Jerez (puerta de la muralla, derribada en
    el siglo xix) hubo sobre el arco de entrada unos versos latinos, que
    traducidos al castellano decían:

    Hércules me edificó,
    Julio César me cercó
    de muros y torres altas,
    y el rey santo me ganó
    con Garci Pérez de Vargas.


    Lo que viene a ser, en sólo cinco versos, todo un compendio de la historia de Sevilla.
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:55 pm


    Este Cristo es llamado de la Mieles, por fenomeno
    muy curioso que podria haber sido argumento para un episodio de Expediente
    X.
    Al parecer el primer verano que estaba la imagen del Cristo situada
    en el sitio que aqui ven , observaron que inexplicablemente brotaba miel
    de la boca y le caia por el pecho , lo que originariamente parecia un prodigio,
    era resulta que unas abejitas no habian encontrado otro sitio mejor que
    en la boca y garganta hueca de la escultura que con los calores veraniegos
    aumentados por ser de bronce ,lo que hizo que los panales se derritieran
    y brotara la cera y la miel por la imagen .-

    Observe el detalle de los pies de la escultura
    donde una esta apoyado en forma plana en la base de la cruz ,mientras
    que el otro ( curiosamente el izquierdo ) aparece apoyado en el staticum
    de la misma .-

    Antonio Susillo nacio en Sevilla el 17 de Abril
    de 1857, cocretamente en la Alameda , desde muy joven gozo del mecenazgo
    de la infanta Luisa Fernanda de Orleans, que fue su principal valedora
    y gracias a ellas, se pudo desarrollar su don escultorico .-

    Se caso en segunda nupcias ,pues su primera mujer
    fallecio muy joven y el segundo matrimonio no fue nada bien hasta tal extremo
    que se murio el 22 de Diciembre de 1896, porque el lo eligio para
    pegarse un tiro a los 39 años de edad.Entre sus discipulos, Joaquin
    Bilbao y
    Castillo
    Lastrucci
    .-


    avatar
    Manxega
    BRONCE
    BRONCE

    Cantidad de envíos : 3154
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por Manxega el Dom Oct 25, 2009 12:55 pm

    Es la segunda vez que te tengo que felicitar hoy por tus post, enorabuena y wque sepas que eres un crack.
    vaya post bonito para conocer la historia de sevilla, si señor!!!
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 12:58 pm

    La historia de la Calle Sierpes


    Todas las ciudades del mundo tienen un lado oculto, un
    misterio que mostrarnos y que forman parte de la tradición de cada uno
    de los sitios que conocemos. Una de las ciudades con más leyendas y
    misterios es Sevilla y no las comentaremos todas para no abrumar, pero si me apetece una en especial que me ha llamado poderosamente la atención.
    En este caso se trata de la leyenda de la Calle Sierpes, aunque correctamente sería denominarle “la Calle de la Sierpe“, que se volvería famosa por aparecer en relatos de grandes escritores como Cervantes, a partir del siglo XV. Y es justamente a finales de este siglo donde se sucedieron los hechos que a continuación mencionaremos.
    En este tiempo, comenzaron a desaparecer niños misteriosamente sin
    dejar ningún rastro a toda hora, tanto en la mañana como en el noche,
    hasta que un día se le dio alerta al Comendador de León, Alfonso de Cárdenas y era el regente de la ciudad cuando esos hechos se sucedieron.
    El alerta le fue dado por una persona que no quiso dar su nombre y
    prometió contar la historia y decir quién era el culpable, sólo si se
    cumplía su petición que era obtener la libertad. Alfonso de Cárdenas acepta la petición y envía a su escribano con el fin de obtener los datos para formalizar la petición.

    Calle de la Sierpe en Sevilla

    Allí se descubre que era Melchor de Quintana y Argüeso, un bachiller de letras preso por participar en una rebelión contra el Rey. Allí, el testigo, cuenta cómo descubrió al culpable y para ello narra su intento de fuga de la prisión.
    Realizó un túnel con el fin de huir, que le llevó a
    las galerías subterráneas de Sevilla que datan de épocas romanas y
    musulmanas. Dio con ellas por casualidad, pero no dudó en aprovechar lo
    que había descubierto para escapar de allí.
    En su escape, se topó con el ladrón de niños a quien, aseguró, dio
    muerte en esa huida y luego, retornó a la cárcel. Con esta declaración,
    solo fue necesario guiar al Comendador y su grupo de hombres al lugar donde aseguró que se encontraba el culpable, ya muerto.
    Y efectivamente encontraron al culpable de ello con una daga en el
    pecho que confirmaba su muerte, como así los restos de huesos a su lado
    que le señalaban como responsable. El culpable, era una enorme serpiente cuyo tamaño era similar al de un hombre, que luego fue presentada en público en la calle Espaderos, también conocida como “Calle de la Sierpe“.
    avatar
    Manxega
    BRONCE
    BRONCE

    Cantidad de envíos : 3154
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por Manxega el Dom Oct 25, 2009 12:59 pm

    LA LEYENDA DEL CACHORRO
    En Triana, uno de los barrios más típicos de Sevilla, una capilla
    atrae en cualquier época a gente de todas partes para contemplar una
    de las imágenes más espectaculares de la Semana Santa. Es el
    Santísimo Cristo de la Expiración, que todo el mundo conoce
    cariñosamente como El Cachorro.
    Su historia, verdadera o falsa, podría ser argumento para una
    novela.
    La bellísima talla, según documentos de la cofradía a la que pertenece, es del año
    1682. La escultura es impresionante de belleza y realismo. Los ojos, uno marrón y el
    otro verdoso, dan la sensación de lo que podría ser el umbral de la muerte. Es una
    expresión tan real que casi no resulta humana.
    En la cofradía se da la explicación para la existencia esta talla fuera de serie. La
    leyenda dice que vivió en Triana un gitano apodado "el Cachorro", que atravesaba cada
    día el puente de barcas que llegaba a Sevilla desde Triana. Un payo sevillano, fundidor
    de campanas, empezó a sospechar del Cachorro, pues pensaba que su visita era para
    cometer adulterio con su propia esposa. Los celos llegaron a tales extremos que, cierto
    día, lo esperó oculto en una venta, y cuando el Cachorro llegó, el marido celoso le
    asestó siete puñaladas que le ocasionaron la muerte.
    Se asegura que el escultor de la imagen del Cristo de la Expiración estuvo presente
    en el suceso, y que tuvo oportunidad de presenciar la agonía del gitano Cachorro.
    Captó con la mirada el rostro de aquel moribundo en el instante de su muerte y plasmó
    su expresión terrible en la obra que en esos días estaba realizando, un Cristo
    crucificado.
    Al final se descubrió que, en efecto, el gitano Cachorro visitaba cada día a una
    mujer, pero no a la esposa del fundidor de campanas, sino a su propia hermana. Con lo
    cual el asesinato fue cometido por error. Triana se quedó sin su Cachorro, pero desde
    entonces su memoria permanece en la cara y en la expresión de dolor de una de sus
    imágenes más famosas.
    Adaptado del libro "Leyendas, Tradiciones y Curiosidades Históricas de la Semana Santa de
    Sevilla", de Vicente Rus y Federico García de la Concha.
    avatar
    chorly
    SEGUIDOR
    SEGUIDOR

    Cantidad de envíos : 403
    Fecha de inscripción : 29/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por chorly el Dom Oct 25, 2009 1:01 pm

    Lema del escudo de Sevilla
    El
    escudo de Sevilla (en el que aparece en el centro el rey san Fernando
    con corona y espada, y a sus dos lados los obispos san Isidoro y sa
    n
    Leandro con mitras y báculos) se acompaña con un lema o mote que unas
    veces se pone dentro del mismo escudo al pie de las figuras, y otras
    veces fuera del escudo, ya sea debajo, o formando orla.

    Este
    mote o lema parece ser criptograma o logogrifo, pues consta de dos
    sílabas de misterioso significado, y entre ellas dibujado, un mazo o
    madeja de hilo.


    El origen de este lema es el siguiente:

    El rey don Alfonso X el Sabio, tuvo gran sabiduría en ciencias matemáticas, en astronomía y en leyes, como autor fue del Código de Las Siete Partidas, las Tablas Alfonsíes, el Libro del Saber de Astronomía, El Lapidario o libro de piedras preciosas, y las Cantigas e loores a Nuestra Señora.
    Sin
    embargo de tanta sabiduría no supo absolutamente nada del arte de
    gobernar el reino, ni de la economía o administración pública. Así que
    sus gastos fueron superiores a los ingresos del erario, cundió el
    descontento, y por ello se formaron bandos; y ante el temor de que
    éstos acabasen con la dinastía, y aun con la monarquía, el hijo del
    propio rey, el príncipe Sancho, de acuerdo con la esposa del rey doña
    Violante, se alzó en armas para restablecer la autoridad y la ley.

    Las
    circunstancias planteadas así en España fueron dolorosísimas. De un
    lado, un rey bondadoso y sabio, cristiano pero comprensivo para con los
    de otras religiones, como que contaba entre sus personas más allegadas
    a sabios árabes y judíos; amante del derecho, que había suavizado la c
    ondición de los vasallos
    y que había mejorado las leyes quitándoles muchos resabios de la
    antigua barbarie. Pero que con todas estas virtudes había arruinado la
    hacienda nacional, y había empobrecido al pueblo. Y frente a él, un
    hijo que carecía de muchas de sus virtudes, joven, tumultuoso,
    ambicioso, pero en quien el país ponía sus esperanzas de una mejor
    prosperidad.

    El
    bando encabezado por la reina doña Violante y por el príncipe don
    Sancho iba ganando día a día adeptos, y al llegar a cada ciudad o villa
    se le abrían puertas, y don Sancho era reconocido como rey,
    declarándose desposeído de la corona a don Alfonso X.

    El
    príncipe don Sancho, aun llevando un poderoso ejército, evitó empeñar
    combate directamente con su padre, limitándose a atraerse a sus
    partidarios que fueron abandonando a don Alfonso y pasándose al
    príncipe.

    Así,
    sin apenas usar la fuerza, don Sancho se hizo rey de Castilla, Galicia,
    León, Asturias, Extremadura, Murcia y Andalucía, siendo jurado y
    acatado por todas las ciudades menos por Sevilla, en donde Alfonso X se
    había refugiado.

    Don
    Sancho, generosamente no quiso atacar a Sevilla, y dejó que la ciudad
    siguiera fiel a don Alfonso y le sirviera de morada hasta sus últimos
    días, que habían de ser breves, puesto que don Alfonso ya estaba viejo
    y enfermo, y había sufrido un cáncer en un ojo, o quizás un glaucoma,
    de tan agudos dolores, que agradeciendo al cielo que se le hubiesen
    aliviado, edificó a sus expensas la parroquia de Santa Ana, en señal de
    exvoto por tal favor celestial.

    Los mismos caballeros principales de Sevilla abandonaron la ciudad para
    ir a reconocer a don Sancho que se encontraba en Córdoba. Así el viejo
    y enfermo don Alfonso se quedó en Sevilla solamente con ocho altos
    magnates, a saber: Don Remondo, arzobispo de Sevilla; don Suero, obispo
    de Cádiz; Fray Acusar, obispo electo de Álava; Pelay Pérez, Abad de
    Valladolid; don Pedro García de Airones; don Garci Jofre de Loysa; don
    Pedro Ruiz de Villegas; y don Gome Pérez, alguacil mayor de Sevilla.

    Pero
    si solamente estos magnates y altos eclesiásticos seguían sirviendo a
    don Alfonso, en cambio el Ayuntamiento de Sevilla integrado por los
    jurados de las distintas clases sociales se manifestó fiel al anciano
    rey, dispuesto a servirle en todo.

    Por
    este motivo don Alfonso X, en los últimos días de su vida testimonió su
    gratitud a la lealtad de Sevilla, concediendo al Ayuntamiento que en su
    escudo pusiera este lema: las sílabas NO y DO, y entre ellas una
    madeja, de este modo:

    NO ∞ DO
    Y
    cuya lectura es: NO-MADEJA-DO, expresión con ortografía correspondiente
    a la fonética sevillana con que se pronuncia la frase castellana de NO
    ME HA DEJADO, y que nosotros decimos NOMADEJADO.


    A
    veces este lema forma por sí solo el escudo de la ciudad, tal como
    puede verse en lo alto de uno de los ventanales del edificio municipal
    en la Plaza de San Francisco.
    avatar
    maki68
    NOVATO
    NOVATO

    Cantidad de envíos : 56
    Fecha de inscripción : 31/08/2009

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por maki68 el Dom Oct 25, 2009 1:14 pm

    LEYENDA HISTORIA DEL FARO DE SEVILLA

    En la ciudad de Sevilla hace tiempo un medium dijo al pueblo que el Demonio iba a inundar la ciudad y que el mar llegaría a Sevilla así que el pueblo decició construir un faro para que los barcos no chocasen.

    Al tenerlo construido una familia empezó a vivir allí para cuidar el faro, la familia estaba formada por un matrimonio y sus 5 hijos.

    Una noche los padres oyeron un grito que venía de la habitación de sus hijos; lo que fue sorprendente que al llegar vieron a todos sus hijos menos a la hija mayor durmiendo. La buscaron por toda la casa y no la encontraron pero al asomarse a la ventana vieron que su hija estaba en el suelo muerta pues se había tirado por la ventana.

    Pasaron 2 ó 3 años del trágico accidente hasta que otra noche oyeron de nuevo un grito que provenía de nuevo de la habitación. Al entrar se encontraron a su hija pequeña esparcida en trozos literalmente por toda la habitación que estaba llena de sangre.

    Después de todo lo ocurrido trataron el tema de irse de la casa del faro pero decidieron no irse y el Ayuntamiento puso una guardería en la puerta.

    Según pasaban los años iban muriendo más miembros de la familia hasta que sólo quedaron el hijo mediano, Ricardo, una hija de cuyo nombre no me acuerdo y los padres.

    Cuando parecía que la situación se tranquilizaba la noche de San Juan la familia estaba durmiendo cuando de repente se oyó otro grito, pero la diferencia es que esta vez el grito provenía de fuera y cuando el padre se asomó vio en la punta de la lanza del faro atravesada a su hija y la madre al no soportar ya tanto dolor se suicidó, pero muchos dicen que no fue por voluntad propia.

    El padre y Ricardo se quedaron en la casa. Aun después de todo lo sucedido consideraban su hogar. Cuando Ricardo tenía 17 años entró en un coma y su padre muy apenado no se separó de él ni para comer.

    Cuando una noche se fue a por un vaso de agua a la cocina y oyó a toda su familia hablando en la cocina, riéndose y hablando entonces el padre vio un cuadro en la pared de toda la familia en la cual faltaba Ricardo y se le escapó una lágrima que quedó reflejada en el cuadro.

    En ese mismo momento Ricardo despertó del coma y su padre murió.

    Resulta que Ricardo no estaba en el cuadro por no ser hijo nada más que de su madre.

    El Faro de Sevilla es la Torre del Oro y mucha gente piensa que fue una venganza del diablo por retarle al construir el faro.

    Contenido patrocinado

    Re: Leyendas y tradiciones de Sevilla

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar Nov 20, 2018 2:28 pm